Archive for the ‘motorizada’ Category

Hacía mucho que no manejaba. Qué lindo que es cuando no hay tanta gente, cómo me relaja… En cambio cuando hay mucha gente me pone medio loca. Si no me puedo concentrar totalmente en estar manejando (como por ejemplo, cuando hace mucho calor) tampoco lo disfruto. En cambio, cuando está todo we me relajo y […]


Hace tres fines de semana nos fuimos con el auto al campo de los padres del Dani. El camino estaba horrible, pero yendo muy despacidto fuimos y volvimos bien. Hace dos fines de semana, pasamos por el cumpleaños de un amigo en Molinari, y de ahí hicimos La Cumbre-Ascochinga-Agua de Oro. Cuando quisimos partir de […]


Mal acostumada

18Oct08

Se rompió uno de los cables del freno de mano del plateado corcel. Fue al médico, estuve un par de días sin autos. Volví a usar cospeles, a viajar apretada cual sardina en latas, a dormirme mientras viajaba, y pretendí comprar 2 cospeles por el irrisorio precio de $2.4 JA JA JA. Ridícula.


Ayer estuve manejando re pacífica. Era una sensación de smoothness, de tomarse las cosas con calma, el auto yendo lindo, toda una magia. No es que el resto de los días ande re loca/violenta/bla, pero a veces :) Hoy fue particularmente lindo. Hoy, evidentemente, no estoy durmiendo. A ver cómo me va.


El miércoles pasado el 205 me hizo el primer chiste: lo saqué del garage, lo paré, cerré el garage, y no volvió a arrancar. Temíamos que la batería estuviera medio floja pero no que me fuera a dejar a pata un día que ya estaba llegando medio tarde (bueno, ese día fue en particular bastante […]


Ida al campito

27Jul08

Hoy probamos el auto en la ruta y en camino montañoso: fuimos al campito de los padres del Dani en Agua de Oro a comer un asadito. Para la ocasión habíamos llevado un matambrito de cerdo que resultó espectacular y un San Felipe 12 uvas de agradecimiento por la mano que nos dio en la […]


Salida de noche

27Jul08

El viernes hicimos la primera incursión automovilística en la noche cordobesa. Fuimos a comer a la casa de un tano y una argentina en barrio Rogelio Martínez que ahora se dedican a cocinar para otros también. Ambiente sumamente familiar, ideal para descontracturarse después de cambiar 15 veces las coordenadas de encuentro con mi madre y […]