Canción de despedida

27Feb11

Hacía mucho tiempo que andaba con ganas de rajarme. De cambiar de aires, de ciudad, de trabajo, de gente. Estas ganas me han ido y venido desde hace varios años. Hace poco entendí un poco el porqué, y cómo se relacionan conmigo y con mis formas y con lo que me pasa por dentro. Estuve varias veces a punto de hacerlo, tomé la decisión varias veces, y otras tantas al final no me animé, por diversas razones.

El año pasado entendí algo sobre mí y me quité un peso de encima. En realidad, me acepté, me perdoné y ví cómo podía vivir conmigo, con la que soy, a pesar del mundo… Y decidí también parar un poco, estabilizarme, casi que sentar cabeza. Me hice planes en Córdoba. Casi al mismo tiempo, no sé si causa o consecuencia, o simplemente casualidad, me empecé a relacionar con otra gente. Gente copada, que me hace bien. Y acá en Córdoba. Y eso estuvo bueno :)

Pero el 2011 me trajo un cambio de planes: toda la paciencia y serenidad que tuve el año pasado, sabiendo lo que quería que pasara este año y aguantándomela re bien, se me fue al hongo cuando no pude hacer los cambios que quise cuando quise. Y me pegó mal. Y varias preguntas filosóficas y ensayos de respuestas después, decidí irme, en algún momento. Armé a medias ilusiones de planes con otros, imaginamos destinos, propusimos fechas. Y me tranquilicé de vuelta, sabiendo que se venía algo luego.

Pero un día, medio sin querer, casi que de casualidad, me ofrecieron la oportunidad de irme a terminar la carrera de computación. Nunca lo confesé abiertamente, porque nunca conté abiertamente cómo fue que la dejé, pero en realidad siempre fantasée con poder terminarla. Sabía (y sé) que mi fantasía no tiene lugar ya en FaMAF, y que va a ser difícil en general en Córdoba, por burocracia o por plata. Y terminar la carrera me ayuda a mi plan de irme más tarde, so I thougt: why not? Es sólo irme un tiempo antes y hacer escala en la UBA. Y todos sabemos que Buenos Aires siempre me tentó.

Las condiciones son un tanto extrañas pero atractivas. El timing es either malísimo por el poco tiempo, o buenísimo, por lo mismo. Quizás sea la única forma de animarme a dar el salto: decidirme the juyis way (terriblemente impulsiva) y poner el plan en marcha ya, rogando que el entusiasmo me dure lo suficiente como para no quedar a la mitad del cambio y totalmente en pelotas.

Hay un par de problemas prácticos que tendría que resolver ASAP. El primero es el tema del laburo: no puedo vivir del aire, así que tengo que conseguir algo rápido. No necesito taaanta plata, vengo teniendo un estilo de vida más bien austero, así que con muchísima, muchísima suerte encuentro algo que me de la plata suficiente y me deje el tiempo suficiente (alguien dijo part time?). No pretendo tener tiempo para boludear o hacer cosas extra facu: me conformo con mantenerme y llevar las materias al día, que no es para nada poca cosa. Me da un poco de cosa dejar este laburo tan de repente, pero me quería ir anyway. Si conseguía algo mejor acá en Córdoba lo hubiera dejado igual de rápido. Así que no debería darme culpa extra por estar cambiando no sólo de trabajo sino de ciudad (I guess)

El segundo gran problema es resolver mi $home acá: tengo mil quinientas huevadas que hasta ahora han sido comodidad pero también lastre para tomar otras decisiones. El plan es básicamente vender casi todo, llevarme sólo lo indispensable ya sea por utilidad, necesidad o apego sentimental. El tema es que eso lleva tiempo, y después devolver el departamento tan bien como pueda hacerlo desde la distancia. Por suerte con eso no tengo taaanto apuro porque como está subalquilado por ahora, creo que puedo hacerlo con algún tipo de tranquilidad. Pero es una gran movida.

La mudanza won’t be easy, they never are. Quizás pueda aprovechar los dos fines de semana largos para empacar y mandar cosas.

No irme ahora al más más allá tiene la ventaja también de que tengo fe de que mientras pueda salir la ciudadanía italiana y con eso, facilitarme después la mudanza hacia un país más quisquilloso con los que nacieron un poco más allá, o más acá (que son todos putos, pero bueno).

Me va a costar desprenderme de algunas relaciones recién adquiridas y que estaba empezando a disfrutar. Voy a retomar otras abandonadas en la gran ciudad. Voy a empezar a ver con ojos de ciudadana y menos de turista. Voy a sacar muchas fotos. Voy a extrañar. Me voy a sentir rara. Me voy a acostumbrar, eventualmente. Voy a crecer, con un poco de suerte. Voy a conocer otras cosas. Voy a sentir que el cambio está al alcance de mi mano. Que puedo hacer un poco mi destino. Que puedo.

Me llevo mis quilombos también. Los que no pude resolver acá, con la esperanza de que el cambio de aires quizás me aporte una pista nueva, algo que no había visto, que me faltaba conocer, que no se me había ocurrido, para poder avanzar un poco. Porque es cierto, huir no ayuda, la procesión va por dentro. Pero un cambio de perspectiva creo que no está mal para volver a encarar lo que me viene persiguiendo hace mucho.

Wish me luck :)

Anuncios


6 Responses to “Canción de despedida”

  1. 1 Toote

    g’luck ;)

  2. G’ luck Ra! May the force be with you!

  3. 5 flecox

    bolo.. siento que yo hubiera escrito eso.. sniff

    let’s go let’s go let’go

    touring touring!!!

    • 6 juyis

      oooh yes flecox, let’s go touring around the world :D
      el que se va primero acomoda al otro ;)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: