La vuelta de un grande

22Abr09

Después de varios años de ausencia en las góndolas de los súper que frecuento, volví a encontrar hace un tiempo una caja de Granola Quaker.

Y la verdad, fue una experiencia gloriosa. No hay granola como la Quaker. Ninguna tan rica, crocante y que me haga poner nostálgica como esta. Claro que en la época en que la comía las cosas eran muy diferentes.

Yo tenía una vaso alto del gato félix alusivo, ayudaba a padre a tipear un artículo larguísimo sobre la HPB y los fines de semana me bailaba todo con alguna compañera de aventuras. La casa de Neuquén felt like home, las preoupaciones eran otras, y tenía abuelos.

Muchas cosas cambiaron. Ahora, por ejemplo, viene una versión sin pasas de uva que me hace muy feliz. Con otras cosas no me fue tan bien, pero al menos tengo granola de vuelta :)

Anuncios


No Responses Yet to “La vuelta de un grande”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: